viernes, 2 de abril de 2010

Malvinas: no olvidamos, La Presidenta encabezó el acto homenaje a 28 años de la gesta de Malvinas

La ministra de Defensa Nilda Garré, la gobernadora de Tierra del Fuego Fabiana Ríos y la presidenta Cristina Fernández en el acto de homenaje por un nuevo aniversario de la reivindicación de nuestra soberanía en Malvinas.

Cristina Kirchner: "Pretender soberanía a 14.000 kilómetros es colonialismo"
Mientras el mundo se prepara para abrir las puertas a la minería en alta mar (en esta semana el presidente norteamericano que tanto habló de ecología abrió la exploración petrolera en las costas norteamericanas y las zonas vírgenes de Alaska, como primer paso a una avanzada aun mayor -en breve "Fe de Radio" presentará un informe especial con una particular visión sobre nuestra región-), mientras que los británicos exploran en nuestras aguas y mientras los diputados opositores viajan a Londres y no dicen una palabra del reclamo argentino, el gobierno nacional busca fortalecer la posición argentina y no cejar en el reclamo legítimo de nuestro país.
Desde Ushuaia, en el acto central a 28 años del desembarco argentino en las islas Malvinas, la Presidenta pidió que se termine "el doble estándar del derecho internacional"; veteranos del conflicto realizaron una vigilia desde la medianoche; hubo una muestra artística y un festival.

La presidenta Cristina Fernández presidió hoy en Ushuaia el acto central de conmemoración del 28 aniversario de la guerra por las Malvinas. Allí convocó a "universalizar" el reclamo argentino porque el archipiélago representa una rémora del colonialismo que debe desterrarse.
La Jefa de Estado señaló que su primer encuentro con los combatientes fue en pleno conflicto, en 1982, dado que en esa época vivía en Río Gallegos con su familia. Por eso, recordó que el conflicto era vivido en carne propia por los patagónicos, pero no así en el resto del país, donde "la guerra era un falso relato mediático". Asimismo, condenó "la vergüenza de esconder a nuestros combatientes cuando volvían de las Islas", y en ese sentido sostuvo que algunas personas instaron a esa situación con "buena fe" dado que relacionaban al conflicto directamente con los intereses del gobierno militar, pero "otros lo usaron como una estrategia sutil e inteligente para lograr el objetivo final: que los argentinos renunciáramos a lo que nos corresponde por historia, por sentido común y por geografía".
Para la Presidenta, "pretender soberanía 14 mil kilómetros de distancia no es sostenible desde el sentido común". Y aseveró que retener el control sobre el archipiélago "no es por parte del Reino Unido un ejercicio de soberanía, es un ejercicio de imperialismo".
Por eso convocó a defender la soberanía con "inteligencia y perseverancia", presentando el reclamo en todos los foros intencionales. Y condenó duramente que el Reino Unido incumpla las resoluciones de las Naciones Unidas que determinan que ese gobierno acuda a una mesa de negociación sobre la cuestión junto al gobierno nacional, "por el solo hecho de tener un sillón en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas". "Este doble estándar tiene que ser revisado porque sino puede ser aplicado en otros ámbitos, muchos mas graves", expresó.
"Tenemos que elevar el reclamo en paz, enfocados en a vigencia del derecho internacional", sostuvo la Mandataria, y agregó: "Que no nos vengan a correr con fantasmas, diciendo que los argentinos queremos tomar militarmente Malvinas""La vieja inteligencia de esa vieja potencia colonial debería saber que no podemos ser vistos como una amenaza", aseguró.
Para la Presidenta, este reclamo "trasciende a la Argentina" porque apunta a "lograr que se viva en un mundo donde se respeten los derechos de todo los países".
"Tenemos que tomar a Malvinas no solamente como una cuestión nacional, debe ser un ejemplo del mundo que queremos, debemos universalizar la cuestión de Malvinas", dijo Cristina Fernández.
Por otra parte, agradeció "la solidaridad de nuestros hermanos latinoamericanos sin excepción" y destacó como positivo que "han comenzado a interesarse las grandes potencias en ofrecerse como mediadores".
También hizo uso de la palabra la gobernadora de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, Fabiana Ríos, sostuvo que el sentido de este acto fue "mostrar nuestros conciudadanos y al mundo no renunciamos, reivindicamos nuestro derecho, y por eso estamos aquí, con el pueblo en la calle honrando a sus veteranos".
Por su parte, el intendente de Ushuaia, Federico Sciurano destacó la entrega de los veteranos héroes de Malvinas. "Comparado con lo que ellos han dado, es tan poco lo que se nos pide que hagamos: se nos pide que hagamos un aporte cotidiano en el lugar en que vivimos, que nos demos cuenta que el enemigo no está entre nosotros", aseveró.
En tanto, el presidente de la Asociación Civil Centro de Ex Combatientes de Malvinas en Ushuaia, Ramón López, se dirigió especialmente a los habitantes de las islas: "contemplamos su idiosincrasia, pero nuestros derechos sobre las islas son irrenunciable". "Malvinas no es bandera de ningún sector o partido, es una causa nacional", sentenció.
La presidenta arribó a la capital de Tierra del Fuego junto a la ministra de Defensa, Nilda Garré, y encabezó el acto en la Islas Malvinas junto a la gobernadora Fabiana Ríos, autoridades nacionales y provinciales, representantes de los Centros de ex combatientes de Ushuaia y Río Grande, y el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, brigadier general Jorge Chevalier, además de los jefes de las tres armas.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites