lunes, 20 de julio de 2009

De la llegada a la luna, de amigos y otras cosas


Todos sabemos que el 20 de julio fue instaurado como el día del amigo recordando la llegada del hombre a la Luna, por lo que aprovechamos para saludar a nuestros oyentes, a los directivos de FM La Boca, a los amigos de la Red de Radios Comunitarias, a los amigos de la Co.Ra.Me.Co y a todos los que de una u otra manera comparten la ruta de "Fe de Radio".

FELIZ DÍA, AMIGOS

A pesar de que dejó de ser un día en el que el espirítu se regodee de amistad dejando paso al consumo y las promociones, este día sirve para que recordemos alguna anécdota de los 40 años de la llegada del hombre a la Luna, poco importa si es cierta o no. Aquí entre nosotros, digamos que es cierta...

Cuando el astronauta del Apolo 11 Neil Armstrong pisó por primera vez la luna, no sólo dijo su famosa frase, "Un pequeño paso para el hombre, un enorme salto para la humanidad", sino que después hizo varios comentarios, los usuales de comunicación entre él, los otros astronautas y el centro de control. Sin embargo, justo al volver a la cápsula dijo algo enigmático:

- Buena suerte, señor Gorsky.

Mucha gente de la NASA pensó que sería un comentario casual acerca de algún cosmonauta soviético rival. Sin embargo, tras comprobarlo, no se encontró ningún Gorsky en ningún programa espacial, ni ruso ni norteamericano. A lo largo de los años, mucha gente interrogó a Armstrong acerca del significado de su comentario "Buena suerte, señor Gorsky", pero Armstrong se limitaba a sonreír siempre, sin decir nada.

Pero hace algunos años (el 5 de julio de 1995 en Tampa Bay, Florida), mientras respondía preguntas tras un discurso, un periodista sacó a relucir la famosa pregunta de 26 años de antigüedad. Esta vez por fin respondió. Mr. Gorsky había muerto, por lo que Neil Armstrong sentía que podía dar solución a la pregunta.

Cuando era un niño, estaba jugando al béisbol en el patio trasero con un amigo. Éste golpeo una bola con fuerza y la hizo aterrizar enfrente de la ventana del dormitorio de sus vecinos. Éstos eran el señor y la señora Gorsky.

Cuando Neil se inclinaba a recoger la pelota, oyó a la señora Gorsky gritándole al señor Gorsky:

-¡¿Sexo oral?! ¡¿Quieres sexo oral?! ¡Tendrás sexo oral cuando el chico del vecino se pasee por la luna!

Armstrong se paseó por la luna, resta saber si la esposa del Sr. Gorsky cumplió con su palabra.

(Recogido de la célebre revista Selecciones)

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites