martes, 30 de junio de 2009

La justicia determinó que las interferencias a Clarín no fueron intencionales

Las interferencias al Grupo Clarín fueron “puro grupo”
Monitoreo de medios por:
Félix Daniel Barrios
Especial para Agencia Cooperativa de Prensa
y "Fe de Radio" - FM La Boca

Canal 13 (Foto Crédito: Artear)


Todos recordamos que, con grandes titulares y despliegue de analistas, móviles y periodistas, el Grupo Clarín denunció que alguien interfería las señales televisivas de Canal 13, TN, Volver, Magazine, Metro y TyC Sports y las de Radio Mitre y FM 100. En una nota publicada el 26 de marzo, Clarín denunciaba “ATAQUE A LA PRENSA: Hubo interferencias intencionales a Canal 13, TN y Radio Mitre”.

El diario acusó a una mano negra que no quería que su mensaje llegue a sus televidentes y oyentes. Para graficar la gravedad de la situación Eduardo Bayo, gerente técnico de Artear, explicaba que “si el problema estuviese en el satélite, todas las señales que recibe y retransmite se hubiesen interrumpido. Pero sólo las nuestras fueron afectadas”. En la misma nota dice sugestivamente que: “Este episodio ocurre en medio del debate por el anteproyecto de Ley de Servicios Audiovisuales que presentó el Gobierno para reemplazar a la Ley de Radiodifusión vigente y que generó fuertes críticas de parte de la oposición y entidades periodísticas nacionales e internacionales. Muchos de ellos señalaron que el proyecto sería un ataque a los medios independientes y afectaría la libertad de expresión”.

En la portada del 26 de marzo puede verse la noticia del "ataque a la prensa".


Ahora bien, la investigación se desarrolló en estos meses y llegó a una conclusión, dada a conocer por el periodista especializado en temas judiciales Omar Lavieri en el programa “Bravo.Continental” que se emite diariamente por AM 590 Radio Continental.

Para ser claros transcribiremos exactamente lo dicho por Omar Lavieri:

“Las interferencias se desarrollaron los días 24, el 25 y el 26 de marzo y nuevamente el 5 de mayo. Se interfería durante algunos momentos las señales de radio Mitre o TN que son medios del Grupo Clarín. El 27 de marzo el interventor del Comfer, Gabriel Mariotto, denunció ante la justicia esto, luego de algunos días de discusión fue a la justicia y lo denunció. La causa quedó radicada en el Juzgado Federal Número 8 a cargo de Marcelo Martínez de Giorgi. El Juez citó a varias personas a declarar para hacer una investigación más o menos certera sobre un tema extremadamente técnico. Por allí pasó Eduardo Bayo, gerente técnico de Artear, que explicó como era recibir una señal, alquilar un satélite... algo muy complicado. Pidió, mediante exhorto, información a la empresa Intelsat, que tiene sede en los Estados Unidos, que es la empresa que le alquila los satélites al Grupo Clarín. Mientras tanto, le pidió explicaciones a un abogado que se llama Emilio Beccar Varela y que es representante en la Argentina de Southern Satelite Group, que es una subsidiaria de Intelsat en la Argentina. O sea, una subsidiaria de la empresa central que está en los Estados Unidos tiene un representante legal acá, y él respondió como era el servicio, como se efectuaba todo... y respondió una pregunta del Juez que fue: si sabía, después de una investigación de Intelsat, como habían sido las interferencias. Y yo tengo la respuesta que dio esta empresa, que dice: “Intelsat pudo verificar la presunta fuente de interferencia con seguridad. Al leal saber y entender de Intelsat, la interferencia experimentada por Artear (el Grupo Clarín) los días 24, 25 y 26 de marzo de 2009 y el 5 de mayo de 2009, corresponde a problemas de interferencias intermitentes, generadas de forma no intencional, por el mal funcionamiento de un amplificador de alta potencia, operado por otro respetable cliente de muchos años de Intelsat, que utiliza el satélite IS-3R fuera del territorio de la República Argentina”.

“O sea, la empresa que brinda el servicio de satélite dijo: no fue intencional, fue del exterior y lo hizo un cliente nuestro. Con esta información, el Juez Marcelo Martínez de Giorgi cerró, archivó, la semana pasada, la investigación por las interferencias a los satélites del Grupo Clarín porque no existe delito. Fue un hecho sin intención producido por algún desperfecto técnico”, concluye Omar Lavieri su columna.

Como vemos en las imágenes que ilustran a esta nota, Clarín publicó en tapa que estaba siendo interferido y calificó a estas interferencias, hoy determinados por la justicia problemas técnicos, como un “ataque a la prensa”. Sería de buen periodista y de argentino bien nacido que digan que no se los atacó.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites